Bancarrota

Muchas personas creen que la bancarrota ocasiona un estigma negativo o que, de alguna manera, sugiere que la persona es ” incumplidora” o fue incapaz de manejar sus finanzas correctamente. Nada podría estar más lejos de la verdad.  La realidad es que todos pasamos por ciertos capítulos inesperados en nuestra vida, como la muerte de un cónyuge, divorcio, pérdida de trabajo, etc., que nos empujan a la quiebra. De hecho, para la mayoría de las personas, la bancarrota es una decisión de último recurso después de que cuidadosamente han tratado, por lo general durante años, de cumplir con sus obligaciones financieras. La bancarrota es una herramienta.  La bancarrota no sólo se presenta individualmente, sino también por parte de corporaciones multimillonarias. De hecho, la Corte Suprema de los Estados Unidos se ha referido a la bancarrota como un “nuevo comienzo.” Mediante el uso de la bancarrota como una herramienta legal, las personas son capaces de limpiar y eliminar sus deudas, además de poder comenzar a reconstruir su crédito.

En FLG, ofrecemos representación de bancarrota con experiencia y compasión.  Utilizamos las herramientas de bancarrota con el fin de ayudar a nuestros clientes a salir del pantano financiero en que se han visto inmersos, en ocasiones, durante años. A través de estas herramientas podemos ayudar a los clientes a salvar sus hogares de la ejecución hipotecaria; dejar de ser acosados por llamadas telefónicas de los cobradores; y, en general, a construir un futuro financiero mejor y más próspero.